Monday, December 11, 2006

LA PESTE



Yo vivia en un Oran chileno no el 17 de Abril en 1940, sino mucho despues.La primera es la fecha en que el Dr. Rieux encuentra la primera rata muerta en la escalera del edificio donde vivia.Se dice que la obra de Camus escrita en 1922 es una alegoria del mal el mundo moderno.La peste representa la invasion de la individualidad en aras del bien comun,la patria,los nacionalismos.Yo tambien vivia para Septiembre del 73 en una ciudad de aspecto tranquilo donde todo parecia normal y aceptado como una realidad,quizàs donde el solo vivir por vivir era una vida malamente humana,pero vida al fin.Pero llegó le momento que todo cambia.Las oficinas y los comercios se cierran.Por las radios se tocan marchas militares y se emiten cortos mensajes,se escuchan lejos los primeros disparos.Como por inercia todos corremos a la feria presagiando un largo cierre del comercio.Los niños inocentes alborozados señalan los helicopteros que casi a ras de los patios vuelan.Este dia un simil de la peste sin darnos cuenta se apodera de nuestra psiquis,debido a que somos sometidos a medidas de precaucion para que la peste no avance.El primer vinculo que se corta es con el mundo exterior.Los que pudieron abandonar la ciudad lo hicieron las primeras horas,ya ahora no tiene mucho sentido,además a donde ir?.Todo el ambiente se va impegnando de un sentimiento de amargura,soledad y desesperacion de albergar la peste en nustras entrañas.En nuestro Oran propio a medida que pasa el tiempo todo parece perder sentido.No solo han sido algunos edificios que se han derrumbado en prevencion de la expansion de la peste sino nuestras contruciones internas.Ahora se han cerrado las puertas del la ciudad y como la peste se encarniza màs con que que viven en grupos se prohiben las reuniones y se mantiene el toque de queda.Al cerrarse las puertas de la ciudad muchas familias quedan separadas.Los barcos al saber la noticia evitan recalar en nuestros puertos y el comercio decae,entonces las autoridades de Oran concluyen que la peste se ha apoderado de nuestra ciudad.Pero luego las ferreas medidas dan resultado y la peste cede,se reanuda el comercio.Pero muchos ya ha muerto y mi Oran ya no es la misma.
Ahora me siento más cerca de Cottrad el hombre ignorante que aprueba la peste ya que de esta forma se ve librado de la justicia que antes lo perseguia.Se cierra al sufrimiento de los otros y explota su existencia.Pero me gustaria mas haber sido como Grand,un hombre bondadoso cuyo corazon estalla de abandono y se entrega por completo a su trabajo y en el tiempo libre escribe un libro.Para mi habria sido muy duro haberlo imitado siempre he sido demasiado cobarde como para haber ser demasiado bondadoso con las victimas de la peste.
Imagenes Google

2 comments:

Rafael said...

Desde la "U" de Conce, los sabios y los voluntariosos del bien se defendieron del ataque de la "medicina moderna", esa que confundía el libre pensamiento con la peste. Quizás era porque peste y pensar empiezan con "pe" ambas, aunque no creo que a los "doctores modernos" les diera el cerebro para pensar tanto.
No distinguían peste, pensamiento, penquista o pelotudo, para ellos todo era lo mismo.
Afortunadamente y a pe-sar de las secuelas, per-viven en Pe-nco las pe-rsonas que me pe-rmiten pe-nsar que la pe-ste no es pe-ligrosa, solo quien la pe-rpetúa.
No hay pe-rdón para ese pe-cado.
Un abrazo desde España.

Puelo said...

Afortunadamente, creo que en el Oran que viví ese Septiembre en que para mí y muchos chilenos, se acabó la "peste", la peste de un "idealista" que trató de imponer un "socialismo a la chilena" y que nunca consideró que sus correligionarios sólo aceptaban una vía socialista teñida de rojo, rojo que nuestros soldados alcanzarona evitar.

 
View blog authority View blog top tags View technorati.com